Cómo Preparar a Su Niño para el Kinder (y el Mundo)

“Preparado para la escuela,” “preparado para aprender,” “preparado para las clases,” “habilidades preparatorias”– todas son expresiones que usted oirá a medida que su niño se aproxima a la edad de ingresar al kinder. Pero ¿qué significa estar “preparado?”

Es importante recordar que todos los niños siempre están “preparados” para aprender. Desde que nacen, los niños aprenden algo nuevo todos los días a través de sus experiencias e interacciones con adultos, otros niños y las cosas en su alrededor.

Cuando las escuelas hablan del estado de preparación de los niños, se refieren a si los niños tienen la información y habilidades específicas que les ayudarán a salir adelante en la escuela, por ejemplo, saber contar, saber las letras y sus sonidos, y poder trabajar en pequeños grupos.

Cosas divertidas que puede hacer con su niño pequeño

Para ayudar a su niño a desarrollar habilidades importantes para el kinder, experimente con las siguientes actividades:

  • ¡Leer, leer y volver a leer!: Usted sabe que a su niño le gusta escuchar el mismo cuento una y otra vez –diviertanse seleccionando una nueva ilustración o una nueva letra sobre la que puedan hablar en cada sesión de lectura, o bien puede pedirle a su niño que le “lea” un cuento favorito – aun cuando realmente no sepa todavía leer palabras.
  • Practicar el alfabeto: Cantar la canción de ABC, a veces saltando letras para ver si su niño sabe la secuencia correcta, o recitar el abecedario y luego detenerse para ver si niño puede continuar. Haga los sonidos de las letras, y hablen sobre las palabras que comienzan con una letra determinada. Cuando salga a hacer diligencias con su niño, jueguen juegos en el auto, pidiendo a su niño que identifique letras en señales y en productos en el supermercado.
  • Jugar a “Nombre esa cosa”: Ayude a su niño a aprender a describir la apariencia de las cosas y sus funciones, jugando al juego “Nombre esa cosa”. Ejemplo: Pregunte a su niño, “¿Qué es algo que tiene la forma redonda y que uno le hace rebotar? (La respuesta es, por supuesto, una pelota)” o “¿Qué tiene cuatro patas, una larga trompa y orejas colgantes? (Respuesta – sí, un elefante).”
  • Contando en actividades diarias: En el supermercado, pídale a su niño que cuente cuántas cosas usted ha colocado en la carreta, y pregúntele cuántas quedarían si usted sacara uno o dos artículos. Cuente el número de automóviles rojos que encuentren en un corto viaje para visitar a un amigo. Lea libros sobre los números y el contar.

¿Cuándo está preparado un niño para el kinder?

Cada estado tiene sus propios requisitos respecto a cuándo los niños están “preparados” y por tanto pueden o deben entrar al kinder. La edad mínima para ingresar al kinder es, en casi todos los estados es cinco años. Sin embargo, la mayoría de los estados tienen requisitos rigurosos y específicos sobre la edad. Algunos niños no podrán ingresar al kinder sino hasta que hayan cumplido seis años, porque su fecha de cumpleaños ocurre después de la fecha de elegibilidad fijada por el estado.

Habilidades que ayudarán a su niño a prepararse

El estado de preparación de un niño implica diferentes niveles de habilidades. La mayoría de estas se desarrollan en forma natural con el tiempo. Sin embargo, para otras este puede no ser el caso. Si usted tiene conocimientos de los tipos de cosas que su niño debería conocer y poder hacer, estará en mejores condiciones de ayudarlo. Esto puede ser especialmente importante si su niño no participa en un programa pre-kinder o arreglo formal de cuidado de niños.

Las escuelas quieren que todos sus alumnos aprendan y cosechen éxitos. Hágase las siguientes preguntas al preparar a su hijo para el kinder:

  • ¿Está familiarizado mi niño y conoce diferentes artículos en el alrededor?
  • ¿Tiene la capacidad de entender lo que otros dicen?
  • ¿Tiene la capacidad de ser entendido por otros?
  • ¿Tiene la capacidad de realizar actividades básicas de autocuidado, como comer y vestirse solo?
  • ¿Es sociable y le gusta estar con otros?
  • ¿Puede permanecer ocupado con una actividad determinada por 15 o más minutos?
  • ¿Puede seguir instrucciones sencillas?
  • ¿Puede realizar actividades con los músculos grandes y pequeños, como usar una tijera para cortar y andar en triciclo?

Habilidades necesarias y lo que usted puede hacer

Saber qué son las cosas, para que se usan, y por qué

  • Hable sobre qué son las cosas, su apariencia, tacto, sabor, sonido y olor (“¡Esto es una naranja grande y redonda!”)
  • Identifique cosas comunes en su alrededor (“Siempre paramos en un semáforo rojo.”)

Comprender el lenguaje y hacerse entender

  • Dar a su niño mensajes cortos para transmitir a otros (“Mamá quiere el periódico.”)
  • Deje que su niño practique hablar con personas por teléfono (“Dile a tu Tía Rina lo que hiciste en el parque hoy.”)

Poder hacer actividades independientemente

 

  • Deje a su niño que se vista, se alimente y use el servicio sanitario lo más que pueda, ayudándole únicamente cuando sea necesario.
  • Ofresca opciones para ayudar a aumentar sus habilidades para independizarse.

Seguir instrucciones y llevarse bien con otros

  • Proporcione oportunidades para que su niño juegue con otros niños, ya sea en pequeños grupos o individualmente

Demostrar un control adecuado sobre movimientos grandes y pequeños

  • Dele su niño mucha práctica llevando cosas, sosteniendo utensilios, usando crayones, abriendo el caño, abriendo la puerta, cortando con tijeras (tijeras especiales para niños y con buena supervisión).
  • Permita que su niño utilice sus músculos grandes para correr, saltar, y subir las gradas.

Los padres de niños y los responsables de su cuidado trabajan juntos por anticipado

Si su niño se encuentra en un arreglo formal de cuidado de niños, ya sea en un centro, el hogar de un responsable, con un familiar o un arreglo de otro tipo, es importante hablar periódicamente con el proveedor del cuidado de su niño.

Los padres y los responsables del cuidado de niños pueden trabajar juntos de la siguiente manera para desarrollar las habilidades preparatorias:

 

  • Hablar periódicamente sobre las actividades diarias del niño, asegurándose de que se le ofrezca una amplia variedad de actividades que incluyan leer, escribir, construir y jugar creativamente;
  • Formular, en su oportunidad, un plan para la transición a un preescolar o al kinder que incluya —
    • Hablar con su niño acerca de la nueva escuela,
    • Decir adiós a las viejas amistades,
    • Visitar la escuela nueva, y
    • Reunirse con el nuevo maestro de su niño.
  • Incorporar rutinas que pueden formar parte de la rutina del kinder, por ejemplo, la hora de sentarse en círculo.
  • Eliminar gradualmente una de las dos siestas que toma su niño, o tomar medidas para hacer que la hora de siesta de su niño coincida con la del kinder.

¿Y qué de los programas pre-kinder y pre-K universales?

La mayoría de los estados (40 estados más Washington, D.C.) o proporcionan financiamiento o operan sus propios programas de pre-kinder para niños de tres y cuatro años de edad, dentro de los sistemas escolares existentes. Estos programas se ofrecen a niños de tres y cuatro años y típicamente son de medio día. Para más información, comuníquese con la junta escolar de su localidad o con el departamento de educación del estado.

Y…¿si mi niño no está preparado?

Los niños crecen y se desarrollan a diferentes ritmos. El solo hecho de que su niño no pueda hacer algo hoy, no quiere decir que no lo podrá hacer el mes siguiente. Estas habilidades preparatorias también son guías para los padres. No tienen como objetivo ser utilizadas como habilidades “imprescindibles” antes de ingresar al kinder. Si su niño aún no ha desarrollado una habilidad determinada o si presenta un retraso en un área determinada, no significa que no esté preparado para ingresar al kinder.

Al igual que los adultos, niños tienen diferentes niveles de habilidades y aptitudes. Por ejemplo, si a la edad de cinco años un niño no sabe el alfabeto o tiene problemas para sostener correctamente un lápiz, puede significar que simplemente requiere apoyo adicional para mejorar esas habilidades.

Lo importante es trabajar con su niño en una variedad de habilidades y actividades. Si su niño parece presentar un retraso excepcional respecto a tareas que ya pueden realizar la mayoría de los niños de su edad, consulte con su pediatra y con el responsable de su cuidado. Hable sobre el desarrollo y el progreso de su niño con los que trabajan con él regularmente para obtener una evaluación a fondo de las capacidades de su niño.

Si su niño presenta muchos retrasos en sus capacidades preparatorias y usted considera la posibilidad de que no esté preparado para ingresar al kinder, trabaje con representantes del sistema escolar de su zona. Ellos ayudarán a determinar si su niño debiera, o no, ingresar al kinder.

Recursos recomendados para más información


El Daily Parent es preparado por NACCRRA, the National Association of Child Care Resource and Referral Agencies.

© 2012 NACCRRA. Todos derechos reservados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *