Ayudando a Su Hijo a Ampliar Sus Fronteras con el Alfabetismo

Todo padre quiere que sus hijos sepan leer, escribir y hablar bien. Pero esto no sucederá de la noche a la mañana. El alfabetismo comienza con el nacimiento de su hijo y va creciendo.

¿Qué es el Alfabetismo?

En efecto, “alfabetismo” significa poder leer y escribir. Pero también significa mucho más. Alfabetismo significa poder hablar, y comprender lo que uno lee, escribe y oye. Los niños “alfabetos” saben que sonidos, letras, dibujos e ideas se combinan para tener significado.

Comience en Casa

¿Se acuerda cuando escuchó a su bebé hacer gorgoritos por primera vez, o cuando vio por primera vez que se quedó mirando fijamente su rostro? El hacía gorgoritos y usted lo sostenía, mirándole directamente a los ojos y sonriendo. ¿Prestaba su bebé atención a todo lo que usted le decía? Seguro que sí. Eso era una gran conversación entre usted y su bebé.

En todo lo que dice y hace con su bebé, usted está enseñando y su bebé está aprendiendo. Tan solo haciendo las cosas que usted hace, en forma natural como padre, está construyendo las bases que conducirán al alfabetismo de su hijo.

Haga que el Alfabetismo Sea una Costumbre Diaria

Cosas para hacer con su bebé

Cuando usted tiene un bebé, tiene una audiencia cautiva—¡aprovéchela! Su bebé está usando sus cinco sentidos—tocar, oler, saborear, ver y oír—para aprender. Asegúrese de que su bebé utilice sus cinco sentidos para aprender destrezas orales y de lectura.

  • Sostenga y toque a su bebé—establezca contacto visual con frecuencia. El tacto es sumamente importante para ayudar a su bebé a permanecer tranquilo y sentirse seguro. El contacto visual, los sonidos que usted hace y sus expresiones faciales son formas de comunicarse, y su bebé comprenderá eso inmediatamente.
  • Hable y cante. Su bebé absorberá todo lo que usted diga y se acostumbrará a escuchar ciertas palabras que se utilizan diariamente. Al mismo tiempo, usted estará ayudando a desarrollar las destrezas auditivas de su bebé.
    • Hable con su bebé durante las rutinas diarias: Háblele a la hora de bañarlo, de comer, de jugar, de cambiarle el pañal. Hable sobre lo que esté “Tenemos que cambiar tu pañal. Vamos a traer las cosas que necesitamos.”
    • No se olvide de cantar: Cante sus canciones favoritas, u otras rimas o poesías infantiles No se preocupe si no tiene una “voz de cantante.” A su bebé le encantará su voz (se lo prometemos).
  • Léale a su bebé todos los días. Señale y lea los rótulos que vean en las puertas, en el supermercado, en el parque o en los productos alimenticios. Señale y nombre los dibujos en los libros de su bebé. Estamos rodeados diariamente de cosas escritas. Lea libros en voz alta a su bebé, todos los días. Permita que su bebé sostenga el libro. Escoja libros infantiles grandes, con dibujos en colores y texto divertido para desarrollar el lenguaje.
  • Permita que su bebé vea y toque las cosas. Rodee a su bebé de dibujos, decoraciones de pared, móviles, y libros blandos y masticables. Viendo y tocando libros con palabras y dibujos—y a veces mordiendo y masticándolos—su bebé se familiarizará con la lectura y con la presencia constante de libros.

Cosas para hacer con su niño pequeño

Como niño pequeño, su audiencia cautiva ha empezado a movilizarse. Usted querrá seguir haciendo los mismos tipos de actividades que ha estado haciendo siempre— leer, hablar, cantar y jugar—pero con algunos cambios que le permitirán mantenerse al paso de su niño en crecimiento.

  • Continúe leyendo. Elija libros con ilustraciones interesantes e historias que hagan hincapié en las letras y los sonidos. Asigne un lugar especial donde puedan leer juntos. Use su dedo para indicar que las palabras se leen de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. Lea con mucho entusiasmo en su voz y deje que su niño voltee las páginas. Señale ilustraciones y haga preguntas: “¿Qué es eso?” y “¿Dónde está…?”
  • Continúe hablando y cantando. Hable sobre las cosas que usted y su niño pequeño hacen juntos. “Ahora vamos a subir en el elevador”. Identifique rótulos y palabras que ven mientras pasean a pie. “Mira. Ese gran rótulo rojo dice ALTO.” Cuando su niño pequeño hable, escúchelo y repita lo que haya dicho, para estimularlo. “¿Quieres más jugo? Muy bien. Aquí está.” Recuerde incluir canciones y rimas entretenidas en la rutina de su niño pequeño. A él le fascinará libros favoritos como Itsy Bitsy Spider, Peek-A-Boo y Five Fat Sausages.
  • Asegúrese de tener libros y materiales impresos en todas partes. Mantenga libros, revistas, periódicos, ilustraciones y los propios dibujos de su niño donde éste los pueda ver. Ponga letras del alfabeto imanadas en el refrigerador. Forme palabras y nombres con las letras. Permita que su hijo vea su nombre impreso. Señálelo y diga los nombres de las letras con él. Mantenga a su alcance cosas con las que puede escribir “de mentira,” como crayones, marcadores lavables, y papel.

Cosas para hacer con su niño preescolar

Su niño preescolar ya cuenta con muchas destrezas orales y de lectura/escritura, y usted quiere continuar ofreciéndole formas divertidas de reforzar esas destrezas. También comenzará a observar que su niño más grande ha entrado a la fase en que pregunta constantemente “¿Por qué?”

  • Tomen turnos para leer. Cuando lea un cuento, haga preguntas abiertas que pueda contestar su niño preescolar. “¿Qué crees que sucederá ahora?” “¿Por qué crees que ella hizo eso?” Permita que su niño preescolar lea con usted y llene los espacios en blanco. “Entonces Ricitos de Oro dijo …” Asegúrese de elegir libros que tengan tramas que sean fáciles de adivinar.
  • Desarrolle el lenguaje. Usted puede ayudar a su niño preescolar a desarrollar aún más sus destrezas cognitivas y de comunicación. Escuche lo que tenga que decir su hijo. Haga preguntas para obtener más información. “¿Cuántas hojas recogiste?” Pídale a su niño preescolar que siga instrucciones en dos partes. “Por favor, ve a tu cuarto y pon tu libro en la mesita.” Estimúlele a su hijo a que hable con otros niños. Déle palabras que pueda usar, por ejemplo, “¿Puedo jugar con la pelota?” o “¿Quieres ayudarme a construir?”
  • Haga que la lectura sea una rutina. Establezca una hora de lectura fija cuando usted y su niño preescolar puedan leer en voz alta, todos los días. La hora de acostarse normalmente es un buen momento para que los niños preescolares y sus padres lean juntos. Asegúrese de leer por lo menos 15 minutos diarios.
  • Ofrezca una abundancia de materiales de lectura y escritura. Asegúrese de que su niño preescolar siempre tenga disponibles muchas revistas y libros, papel, lápices y crayones que pueda utilizar. Los niños preescolares observarán diferentes palabras y tratarán de escribir las letras y palabras que ven.
  • Jueguen juegos de lenguaje. Juegue juegos de sonidos con su hijo preescolar— por ejemplo, palabras que rimen: “Gato, pato, chato, rato”. Nombren palabras que comiencen con la letra “M”: “mamá, melón, mango, miel.”

Cosas para hacer con su niño en edad escolar

Los niños de 6 a 8 años están consolidando sus capacidades para escuchar y hablar sobre cuentos, comprender palabras impresas, y usar un lenguaje rico y significativo. Usted puede reforzar las cosas que su pequeño niño escolar ya sabe, realizando actividades como las siguientes en el hogar:

  • Haga que la lectura y el alfabetismo sean interesantes y divertidos.
    • Cuando estén leyendo juntos, pare de leer a la mitad del cuento y pídale a su hijo que invente un fin diferente.
    • Haga que su hijo escolar busque palabras por la Por ejemplo, dígale que encuentre tres cosas en la casa que comiencen con la letra “B,” y luego tres cosas que comiencen con la letra “T,” y escríbalas.
    • Busque formas de introducir la escritura en las actividades diarias: dicte su lista de compras para el supermercado y deje que su hijo escriba los artículos que necesite comprar.
  • Colabore con el maestro de su hijo respecto a la realización de actividades en el hogar. El maestro de su niño escolar puede compartir con usted las formas en que se estudia el alfabetismo en la escuela, y usted podrá realizar muchas de estas mismas actividades en el hogar. Muchas escuelas tienen programas de lectura y escritura para padres que usted puede encontrar de utilidad.
  • Ayude con las tareas escolares. La hora de hacer las tareas escolares es una buena oportunidad para enterarse de lo que su niño escolar ha hecho durante el día. Hable con él. Pregúntele a su hijo acerca de las actividades realizadas durante el día: ¿Hiciste amistades nuevas? ¿Qué comiste en el almuerzo? ¿Cómo te fue en la clase de música?

Cerciórese del Nivel de Alfabetismo de su Hijo

Si cree que su hijo puede tener un problema de lenguaje o de lectura, no vacile en investigarlo. Siempre es mejor detectar en una etapa temprana los problemas como infecciones del oído, problemas visuales o retrasos en el aprendizaje. Sin embargo, es importante recordar que los niños, y especialmente los niños pequeños, se desarrollan a ritmos diferentes. Algunos niños requieren más tiempo para desarrollar destrezas, pero siempre las desarrollarán con el tiempo. Hable con el responsable de cuidar a su hijo o con su maestro acerca de cualesquier inquietudes que tenga. La única forma de saber si existe un problema físico o de aprendizaje es solicitando la evaluación de un experto. Comuníquese con el médico de su hijo para cualquier duda que tenga respecto a una evaluación.

Lo importante es jugar

Jugar con los niños es esencial para su aprendizaje. Ya que los padres son los compañeros de juego favoritos de los niños, aprovéchelo.

¿Está lleno su hogar de todos los sentidos? 

Ver, oír, tocar, oler y saborear

Juegue “Palmaditas” y “Cucú” con su bebé. ¿Pueden los niños ver libros, revistas, papel y materiales para escribir?
Cante canciones, ponga música y baile con su hijo. Use títeres de mano (o hechos de calcetines) para dramatizar un cuento. Deje que su niño use los títeres. ¿Pueden los niños oír música, conversaciones, gente cantando, gente riéndose?
Juegue a que usted está hablando con su hijo por teléfono “de mentira.” ¿Pueden los niños oler flores o frutas u otros olores sobre los que se pueda hablar?
Cante Old MacDonald Had a Farm y pida a su hijo que nombre los animales o que imite sus sonidos. ¿Hablan los niños acerca de los alimentos que consumen? ¿Los nombran y describen su sabor?
¿Pueden ver los niños a adultos disfrutando de la lectura?

Recursos Recomendados

Existen muchos recursos para padres y familias en lo relacionado con la lectura y el alfabetismo. Un buen punto de partida sería comunicarse con su experto local — su agencia de Recursos y Referencias sobre el Cuidado de Niños (CCR&R) en su comunidad. Para encontrar su agencia de CCR&R local, visite www.ChildCareAware.org. También puede visitar su biblioteca local o comunicarse con el Departamento de Educación o el distrito escolar de su comunidad para identificar recursos para padres. He aquí algunos sitios en el web dedicados a temas del alfabetismo que puede encontrar de utilidad:


El Daily Parent es preparado por NACCRRA, the National Association of Child Care Resource and Referral Agencies.

© 2012 NACCRRA. Todos derechos reservados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *