Determinar las fortalezas y las debilidades del desarrollo de un niño. Se las evalúa por observar al niño y/o por administrar unos examenes estandardizados. Las áreas de la evaluación incluyen: Las habilidades motrices, las habilidades de lengua, las habilidades cognoscitivas/intelectuales, las habilidades sociales o emocionales, las habilidades de autoayuda. (En inglés: Assessment)